El Pacto de Socios en una startup

La creación de una startup sólo es el principio de un largo recorrido cuyo objetivo final es consolidarse como gran empresa. Los primeros años suelen ser especialmente convulsos, siendo necesario adaptarse a multitud de nuevos escenarios cambiantes. Para hacer frente a éstos de forma exitosa es fundamental asentar la construcción en sólidos cimientos, siendo la redacción de un Pacto de Socios, con asesoramiento legal especializado, el primer paso que se debería dar.

Pacto de Socios en una Startup

También denominado Acuerdo entre Socios o Pacto Parasocial, el Pacto de Socios consiste en un contrato privado suscrito de forma voluntaria por todos los socios de una startup con el objetivo de regular sus relaciones, sus obligaciones y derechos y el funcionamiento de la propia startup. El Pacto de Socios ofrece seguridad jurídica, pero también facilita la continuidad del proyecto al prevenir posibles conflictos y servir como herramienta para su resolución en caso de que irremediablemente surgieran.

Se trata de un contrato con autonomía propia, con validez independiente, complementaria o incluso preeminente a los Estatutos Sociales de la sociedad fundada si así se estipulara siempre que no contraríe la legislación vigente. Puede regir las relaciones entre socios incluso antes de la constitución de la Sociedad, durante la Seed stage. No obstante, siempre será buen momento para redactarlo si la sociedad carece del mismo o adaptar el Pacto original dependiendo de la etapa del ciclo de vida en que se encuentre la empresa. De hecho, el Pacto de Socios puede llegar a ser realmente útil cuando la startup se encuentra en Early stage, Growth stage o Later stage. En estas fases, la atracción de inversión, ya sea procedente de Business Angel, Venture Capital o Private Equity, será una de las principales prioridades de la sociedad y para ello, recurrir al Pacto de Socios es el mejor instrumento para integrar al inversor en la startup creada por los emprendedores.